Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro sitio web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información en nuestra Política de Privacidad.
Aceptar
ACTUALIDAD. SALA DE PRENSA

POSTED 16 de noviembre de 2017

La esperanza de vida va a bajar exclusivamente por el sobrepeso

El doctor Carbajo señala que el nivel de sedentarismo de la sociedad es "brutal"

Los nuevos hábitos de vida hacen queel 14,5% de la población ya sea obesa
La mala alimentación y el sedentarismo han hecho que la prevalencia haya aumentado medio punto encasi una década, hasta afectar a 305.500 personas en Castilla y León, 39.500 más que en el año 2006

ÓSCAR FRAILE / VALLADOLID
El cambio radical de hábitos sociales que han experimentado los países desarrollados en las últimas décadas empieza a pasar factura.
La mala alimentación, ligada en muchos casos a la comida rápida por el ritmo que impone el trabajo, y el sedentarismo están haciendo que se dispare el porcentaje de población afectado por obesidad.
Según la Encuesta Nacional de Salud, en el año 2006 el 13,9 por ciento de la población de Castilla y León estaba afectada. Pues bien, ese porcentaje aumentó hasta el 14,5 por ciento en la Encuesta Europea de Salud del año 2014 (últimos datos disponibles). Seis décimas más que pudieran parecer poca cosa, pero que en términos absolutos suponen pasar de 266.000 personas con obesidad a 305.500, en una tendencia alcista que se repite en la mayoría de los países desarrollados y en el resto de España.
¿Cuándo se puede considerar que una persona es obesa? Esta clasificación viene definida por el Índice de Masa Corporal (IMC), que, a su vez, está determinado por el peso y la altura del individuo.
Un IMC inferior a 18,5 se considera un peso insuficiente; entre 18,5 y 24,9, normopeso (peso normal); entre 25 y 26,9, sobrepeso de
grado I; y entre 27 y 29,9, sobrepeso de grado II (preobesidad). Entre un IMC de 30 y 50 se dividen cuatro tipos de obesidad: tipo I, tipo II, tipo III (mórbida) y tipo IV (extrema). El conjunto de las personas que sufren sobrepeso y obesidad alcanza el 42,9 por ciento de la población de la Comunidad.
Uno de los aspectos que más preocupa dentro de esta tendencia es la obesidad infantil. La Junta de Castilla y León está realizando un estudio entre alumnos de Cuarto curso de Educación Secundaria Obligatoria (de unos 15 años) que ya ha arrojado los primeros resultados. El 20,7 por ciento de los chicos tienen sobrepeso y el 3,2 por ciento, obesidad. Mientras que estos valores son inferiores entre las chicas: 10,8 y uno por ciento, respectivamente. La generalización del uso de las nuevas tecnologías en este tramo de población tiene mucho que ver con esta tendencia. Las nuevas generaciones han cambiado los juegos en la calle por la videoconsola y la tableta, con las consecuencias que ello conlleva.
Así lo reconoce el doctor Miguel Ángel Carbajo, especialista en tratamiento de la obesidad con más de 30 años de experiencia y responsable del Centro para el Estudio y Tratamiento de la Obesidad y la Diabetes. «Estamos hablando de un problema muy serio, esto es una catástrofe porque en las próximas generaciones vamos a tener
millones de obesos», explica. El doctor Carbajo recuerda que este problema ya es la segunda causa de muerte en el mundo, por detrás del tabaquismo, debido a los ictus e infartos de miocardio que provoca.
Y no solo eso, el sobrepeso también puede estar detrás de la diabetes, la apnea de sueño, el colesterol alto y el hígado graso, entre otras patologías.

«ES UNA ENFERMEDAD». Existe un debate abierto dentro de la comunidad médica sobre la conveniencia de clasificar la obesidad como una enfermedad. De hecho, no ha sido hasta mediados de 2013 cuando la Asociación Médica de Estados Unidos la reconoció como tal. El doctor Carbajo tiene claro que la obesidad «es una enfermedad que afecta al metabolismo del tejido graso». Además, es una enfermedad inflamatoria y crónica,
«que no responde a dietas y solo se puede controlar por cirugía compleja». Por eso el doctor Carbajo desconfía de procedimientos como el balón gástrico o la reducción de estómago, que, según él, no garantizan resultados a largo plazo y hace que el organismo se haga más resistente a estos sistemas de pérdida de peso.
Pero hay que tener en cuenta que, como en otros ámbitos de la vida, cada persona es un mundo, y hay algunas que pueden comer mucho y no engordar y otras subir de peso con una dieta equilibrada. Eso se debe a que en el segundo grupo el tejido graso, «por causas todavía desconocidas», deja de segregar hormonas que son fundamentales para el buen funcionamiento de determinados órganos, como el hígado y el páncreas.
Este especialista en la materia también reconoce que una dieta equilibrada y el ejercicio físico pueden conseguir que una persona con sobrepeso vuelva a un estado
ideal, pero cuando entran en juego disfunciones metabólicas y se llega a un sobrepeso severo u obesidad, «es imposible» que lo haga. «Eso siempre va a más, las personas que hoy tienen obesidad, lo normal es que dentro de diez años tengan obesidad mórbida y, diez años más tarde, supermórbida», dice.

«La esperanza de vida va a bajar exclusivamente por el sobrepeso» El doctor Miguel Ángel Carbajo señala que el nivel de sedentarismo de la sociedad es «brutal» y alerta de las consecuencias para la salud de las próximas generaciones.

El doctor Miguel Ángel Carbajo cree que la población, en términos generales, no es consciente del problema que supone la obesidad. «La esperanza de vida a nivel global
va a descender en las próximas generaciones, exclusivamente por la mortalidad derivada de la obesidad», explica.
¿Por qué hemos llegado a este punto? Carbajo explica que los cambios sociales que se han producido desde la Segunda Guerra Mundial son fundamentales.
«Hasta entonces habíamos estado dominados por periodos de hambruna... hace 50 años no había supermercados y la gente tiraba como podía», explica. Pero entonces llegó la comodidad que se rebela contra el propio individuo que la persigue. La globalización, con todas sus cosas buenas... y malas. «Cuanto más tiempo pasa, peor,
porque el sedentarismo es brutal», añade. Carbajo recuerda que los niños de su generación «jugaban a tirarse piedras en la calle, a subir a los árboles y a ir al monte
a cazar conejos». Es decir, «una actividad constante» que ha sido sustituida por una generación pegada a un teléfono móvil. Pero no solo es un problema que afecte a
los jóvenes. «Los mayores utilizan el coche hasta para ir a la esquina de al lado», añade. Y el mando a distancia, y el ordenador para hacer la compra, etcétera. El sedentarismo está provocando trombosis en personas de edades cada vez más bajas e hipertensión y otras dolencias en individuos de más edad.

BEATRIZ PASCUAL | LLEGÓ A PESAR 128 KILOS
«El médico me dijo que engordaría aunque solo comiera lechuga»
UN PROBLEMA METABÓLICO Durante muchos años Beatriz se acostumbró a pelear con la comida y a obsesionarse con la báscula. Desde niña siempre estuvo por encima del peso que se consideraba normal para su edad, y con el tiempo se dio cuenta de que no había régimen que pudiera luchar contra un problema metabólico. El propio doctor se lo confirmó: «Tu cuerpo no funciona bien». Ella ya lo sospechaba. Sobre todo al vivir experiencias como la de estar una semana enferma, sin casi comer nada, y engordar, mientras que su madre estaba pasando por lo mismo y perdía peso. «Hice multitud de dietas y solo lograba adelgazar dos o tres kilos, pero enseguida los volvía a coger», recuerda. Pero su obesidad no tenía nada que ver con la comida, sino con el tamaño de su intestino, que era más grueso de lo normal. «El médico llegó a decirme que mi organismo iba a seguir engordando aunque solo comiera lechuga el resto de mi vida». Beatriz llegó a pesar casi 128 kilos y decidió dar un vuelco a su vida el día que le dijeron que, más allá de los problemas que su obesidad le generaba día a día, podrían llegar otros peores, relacionados con su salud.
«Había riesgo de diabetes, colesterol alto, hipertensión, cáncer...», asegura. Su peso era tan alto que a los 23 años había dejado de menstruar. Justo en ese momento decidió pasar por el quirófano para poder empezar a hacer una vida normal. Beatriz estaba cansada de verse limitada por esta enfermedad en su trabajo. Ella es educadora infantil y tenía problemas de movilidad para manejarse con los niños. «También era monitora en una empresa de multiaventura y no podía subirme a la tirolina para tirar a un niño», explica. El sobrepeso hizo que dejara de ir a bares porque nunca podía sentarse en sillas demasiado pequeñas para ella. Además, tenía que soportar los desplantes de una sociedad dominada por la imagen. «En entrevistas de trabajo me decían ‘hasta luego’ nada más verme», recuerda. De modo
que se metió en el quirófano hace un año, cuando tenía 25. Y, pese al miedo, todo mereció la pena. En la intervención le quitaron parte del intestino y logró bajar a 74 kilos. «Me devolvieron la vida, tengo más agilidad y ganas de hacer cosas». Ahora realiza actividad física regular y conoce mejor su metabolismo para evitar los alimentos que menos le convienen. Y, lo más importante, es mucho más feliz.

ÁNGEL ESQUIVEL | LLEGÓ A PESAR 160 KILOS
«Ya era obeso cuando vine a este mundo, pesé 5,5 kilos al nacer»
CAMBIO RADICAL DE VIDA Según los datos del INE, solo el 5,5 por ciento de los niños nacidos en España pesan más de cuatro kilos. Ángel Esquivel forma parte de ese porcentaje. De hecho, él superó ese registro con creces. «Pesé 5,5 kilos al nacer y he sido obeso toda mi vida», asegura. Los 160 kilos que llegó a alcanzar hacían que fuese imposible hacer ejercicio y que fuese toda una odisea, por ejemplo, comprarse un pantalón. «Yo tenía una talla 62 y cuando iba a los grandes almacenes solo tenían un par de modelos que, además, costaban 90 euros, pero no es solo eso, hay otros aspectos en los que te condiciona mucho, desde la vida sexual hasta tener que acabar sudando al atarte los cordones de los zapatos». Las dietas no solucionaban el problema. Al menos de forma permanente. Tan pronto como
perdía 20 kilos, los volvía a ganar. Aunque en este punto Ángel asume su parte de responsabilidad.
«Cuando adelgazas llega un momento en el que piensas que lo tienes todo controlado y empiezas a comer más otra vez», explica este ingeniero de telecomunicaciones.
Y, en su caso, a hacer demasiados excesos. «Toda la culpa es mía, yo estaba gordo porque comía mucho, podía meter me un plato de fabada y después un chuletón de medio kilo», recuerda. Cuando empezaron a dispararse sus niveles de azúcar en sangre empezó a pensar en la cirugía para solucionar su problema. Después de muchos meses recopilando información, decidió dar el paso hace siete años, cuando tenía 40. «Fue la mejor decisión de mi vida, perdí 76 kilos y ahora no tengo ni colesterol», reconoce. Además, ha tenido la suerte de poder hacer una vida normal desde entonces, porque hay otros pacientes que tras la operación desarrollan intolerancia a determinados alimentos o sufren diarrea crónica.
En el quirófano perdió casi la mitad de los 160 kilos que arrastraba y comenzó una nueva vida en todos los aspectos. También en el social. «Cuando estaba gordo no le daba importancia, pero al perder peso me di cuenta de que la gente te trata mejor», dice. Tan radical fue su cambio de aspecto que la gente de su pueblo no le reconocía. Él lo resume con una anécdota: «Un día estaba en una terraza con mi mujer y escuché que los de al lado estaban hablando de nosotros y decían que mi mujer me había dejado y ya estaba con otro», asegura. «Tuve que interrumpirles y decirles que no, que era yo».

DIA MUNDIAL DE LA OBESIDAD 2017
 
TESTIMONIOS
Descubre porqué el Dr. Carbajo es una eminencia mundial.
Ángel
Ángel
NUEVAS FOTOS
Leer testimonio
Alicia
Alicia
Después de tres años...
Leer testimonio
Josu
Josu
Buena suerte Josu!!
Leer testimonio
Miguel Angel
Miguel Angel
Testimonio Principal
Leer testimonio
Miguel Ángel
Miguel Ángel
UNA APUESTA DE FUTURO
Leer testimonio
Leire
Leire
Me siento muy orgullosa!!
Leer testimonio
Oscar
Oscar
Testimonio Principal
Leer testimonio
Jesús
Jesús
TRES MESES DESPUES DE LA OPERACION
Leer testimonio
Foro
de pacientes
12456
Temas en el foro
Participa en nuestro foro y comparte:
Di hola